Home / HOMILIAS / Homilia del domingo 12 DE ABRIL 2 domingo de PASCUA

Homilia del domingo 12 DE ABRIL 2 domingo de PASCUA

Cristo Resucitado se da a conocer por su misericordia.
 En estos días de Pascua, la Iglesia nos hace conocer – por medio de los textos bíblicos – las distintas apariciones del Señor resucitado a los suyos. Nos invita así a peregrinar por ese camino del gozo, meditando cada una de esas experiencias con las que Él intentó convencerlos de su Resurrección y cambiar su tristeza en alegría.

Pero hay algo extraño en estas manifestaciones de Cristo resucitado: se aparece a los que lo han conocido más, pero ninguno de ellos lo reconoce. María Magdalena cree que se trata de un jardinero. Los discípulos de Emaús caminan toda una tarde con Él y recién al final, al partir el pan, lo reconocen. También cuando se manifiesta a los discípulos juntos, tiene que mostrarles sus manos y sus pies y hasta comer algo delante de ellos, porque creen que es algún espíritu.

En otra oportunidad los reprocha por su falta de fe y su porfía en no creer a los que lo han visto resucitado (Mc 16,14)

Parece que ya no es el mismo Jesús de antes: lo ven pero no lo reconocen. Jesús habla, pero siguen sin reconocerle. La vista, los sentidos no sirven ya para conocer al Señor en su nuevo estado de cuerpo resucitado y glorificado. Existe como un velo entre Él y los suyos.

2. La llave para entenderlo nos la da el Cardenal Newman cuando dice: “Durante los cuarenta días que siguieron a la resurrección, nuestro Señor comenzó a mantener con su Iglesia las mismas relaciones que mantendría siempre con ella, queriendo sin duda alguna señalar de este modo cuál es ahora su presencia entre nosotros”.

Y su presencia de ahora entre nosotros, la podemos reconocer solamente a la luz de la fe. Y así también los apóstoles tuvieron que admitir que Él podía manifestárseles bajo cualquier apariencia, con cualquier rostro. Lentamente, durante cuarenta días, fueron aprendiendo a esperarle en todo momento, en cualquier circunstancia, en cualquier hombre. Así, Cristo resucitado los fue educando poco a poco en la fe.
¿Y la Santísima Virgen?
Las apariciones de Jesús despiertan y educan la fe de los apóstoles. Pero a la fe de María no le hacían falta. Ella tuvo una sola gran aparición en su vida: su Anunciación, y esta aparición le bastó para siempre. La anunciación la dispensó para siempre de nuevas apariciones.

Se ha dicho que la fe es permanecer fiel en las tinieblas a aquello que se ha visto en la luz. María escuchó tan bien la palabra del ángel, que la guardó toda su vida, se alimentó de ella toda su vida.

Por eso, es improbable que aquella a la que su prima Isabel, al inicio de la salvación, saludaba: “Feliz tú, porque has creído”, no hubiera merecido plenamente la buenaventura final: “Felices los que creen sin haber visto”:

María fue la única a la que la muerte de Cristo no desalentó o mejor dicho – ya que esto es poco – a la que la muerte de Cristo no separó de Él. Durante la pasión y la muerte de Jesús, la Virgen sufrió tanto como puede humanamente sufrirse, pero conservando intacta su fe, su esperanza, su confianza total en el Padre.
Jesús podía dejar de vivir en su propio cuerpo, pero nunca en el corazón de su Madre.

Jesús salió del sepulcro al tercer día, no para consolar a su Madre, porque Ella no lo necesitaba, sino para encaminar a los demás adonde María los esperaba en silencio. Y cuando los que tenían una aparición corrieron a María para anunciarle la Buena Nueva, comprendieron en seguida que Ella ya lo sabía. Todos pudieron medir su fe, encontrar de nuevo su fe, en la fe de María.

Pienso que fue precisamente aquel el momento en que se comenzó a comprender el lugar de María en la Iglesia.
Todos vinieron poco a poco a agruparse a su lado. Y fue natural que durante los diez días entre la Ascensión y Pentecostés, no se separan de María. Se sentían bien allí, allí encontraban un lugar de fe, allí encontraban a la Iglesia.
Y Ella hizo todo esto sin decir muchas palabras. Una auténtica presencia de Dios se siente y se comunica sin tener que decir nada. La Reina de los apóstoles no predicó nunca, ni hizo acción apostólica. Durante treinta años vivió en su casa con tanto respeto y amor, que la salvación del mundo salió de aquella casa. Ella rodeó el misterio de su hogar con tanta fidelidad y fe, que un día salió de allí para salvar al mundo entero.

Queridos hermanos, cada uno de nosotros, cada uno de nuestros hogares tienen la misma misión que la Santísima Virgen, la misma vocación increíble: colocar a Dios en el mundo, hacer que Dios viva en el mundo, hacer que Dios llegue a ser algo vivo en nuestro mundo.
Los ángeles de la anunciación siguen volando sobre la humanidad, buscando una esclava, un esclavo de Dios, tan sencillo y tan creyente que admita que por su medio el Hijo de Dios quiere también encarnarse y habitar entre nosotros.

¡Qué así sea!
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.
Padre Roberto Mena ST

About Sandy Productions

Promotor Artistico, Web Master, Creador y Administracion de Paginas Web, Emisoras, Pautas, Publicidad, Voz Comercial, Redes Sociales y mas.
www.Elpalomusical.com
www.DeliciaFM.net
Contacto: whatsapp (829)-286-0491
elpalomusical@gmail.com

Check Also

Papa Francisco a la Orden de Predicadores.

Fray Gerardo Arias, O. P. Hoy les presento la homilía del Papa Francisco dirigida a …

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: