HOMILIAS

No a la guerra ni al terrorismo

No a la guerra ni al terrorismo

Japón se recuerda el 71º aniversario  de la explosión atómica de Nagasaki, acaecida precisamente el 9 de agosto de 1945, tres días después de la de Hiroshima. Con este motivo el Consejo Pontificio de la justicia y de la paz, hizo público un mensaje en el que se reafirma con fuerza el “no a la guerra y al terrorismo”

“¡No unos contra otros, nunca más, nunca jamás! ¡Nunca más la guerra, nunca más la guerra!”. Era el grito de paz del Papa Pablo VI ante la asamblea general de las Naciones Unidas, el 4 de octubre de 1965, que resonó en la catedral de Hiroshima el sábado pasado, al término de la Misa celebrada con ocasión del 71º aniversario  del lanzamiento de la bomba atómica.

Las palabras del Papa Montini – recordadas precisamente el día en que se cumplían treinta ocho años de su fallecimiento  –  están en el centro del mensaje con el que el Consejo Pontificio de la justicia y de la paz ha querido subrayar el valor de las ceremonias conmemorativas, uniéndose a la oración de solidaridad y de esperanza, elevada por la Iglesia en Japón.

En nombre del Presidente de este Dicasterio, el Cardenal Kodwo Appiah Turkson, y de todos sus miembros, leyó este mensaje el jesuita Michael Czerny, quien viajó a Japón en días pasados para unirse a una serie de iniciativas en recuerdo del trágico bombardeo de 1945, que provocó ciento cuarenta mil víctimas.

En el mensaje del Consejo Pontificio de la justicia y de la paz se subraya  la coincidencia del triste aniversario con la celebración de la fiesta de la Transfiguración del Señor que “revela la gloria de Cristo y espera una respuesta de escucha y de seguimiento de Jesucristo”. A la vez que leemos que “su plena adhesión a la voluntad del Padre vuelve su humanidad transparente a la gloria de Dios, que es el amor y la misericordia”, tal como afirma el Papa Francisco.

Tras afirmar que, por su parte, “la Iglesia está llamada en primer  lugar a ser testigo verídico de la misericordia profesándola y viviéndola como el centro de la revelación de Jesucristo”, el Mensaje del Dicasterio de la justicia y de la paz concluye con el siguiente deseo: “Mientras conmemoramos los bombardeos atómicos de hace setenta y un años – leemos –  que el Año de la Misericordia y la Fiesta de la Trasfiguración nos inspiren, nos enseñen y nos guíen. Que las gracias del perdón, de la reconciliación, de la solidaridad y de la esperanza toquen a toda persona, a toda comunidad de fe y a todo grupo social que encuentren”.

Al respecto, cabe destacar que precisamente hace un año, el domingo 9 de agosto de 2015, después de rezar el Ángelus con los fieles y peregrinos que se habían dado cita en la Plaza de San Pedro el Papa Francisco recordaba esos dolorosos momentos que vivió la humanidad – hacía entonces setenta años – a causa de los bombardeos en Hiroshima y Nagasaki. “Esta triste memoria nos llama sobre todo a orar y a comprometernos por la paz – decía el Pontífice – para difundir en el mundo una ética de fraternidad y un clima de serena convivencia entre los pueblos. Desde toda la tierra se eleve una única voz: ¡no a la guerra y a la violencia y sí al diálogo y a la paz!”, decía el Papa Bergoglio.

Escuchemos sus palabras después de aquel rezo de la oración mariana:

Queridos hermanos y hermanas,

“Hace setenta años, el 6 y 9 de agosto de 1945, sucedieron los atroces bombardeos atómicos en Hiroshima y Nagasaki. A distancia de tanto tiempo, este trágico evento suscita todavía horror y rechazo. Este se ha convertido en el símbolo del ilimitado poder destructivo del hombre cuando hace uso equivocado del progreso de la ciencia y de la técnica, y constituye una advertencia continua para la humanidad, para que rechace para siempre la guerra y las armas nucleares y toda arma de destrucción de masas. Esta triste memoria nos llama sobre todo a orar y a comprometernos por la paz, para difundir en el mundo una ética de fraternidad y un clima de serena convivencia entre los pueblos. De toda la tierra se eleve una única voz: ¡no a la guerra, no a la violencia, si al diálogo, si a la paz! ¡Con la guerra siempre se pierde! ¡El único modo de vencer una guerra es no hacerla!”.

(María Fernanda Bernasconi – RV).

 

Sandy Productions

Agosto 9th, 2016

No comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: